En Altea, entre la recepción y la pequeña zona del bar hay un pequeño jardín, y entre el verde de las plantas y los colores de las muchas flores, hemos creado una zona reservada; pocas mesas, muchos aromas y buena música chillout.
Tendrá la oportunidad de conocer nuevos amigos, disfrutar de un buen cóctel o degustar una de las muchas y deliciosas creaciones culinarias de nuestro chef italiano.